Planeta

Un oso rescatado de los incendios forestales de California recibió un tratamiento experimental con escamas de pescado que ayudó a salvar su vida

enero 15, 2021 AutorAnnie Leal

En todo el estado de California, 2020 ha sido un año difícil, por decir lo menos. El estado no sólo ha tenido que lidiar con la pandemia de coronavirus, junto con el resto del mundo, sino que ha visto una temporada de incendios récord que apenas ha comenzado. Según Cal Fire, el estado ya ha visto más de 8,600 incendios que han quemado 4.2 millones de acres de tierra, o aproximadamente el 4% de la tierra del estado.

Las cosas son tan precarias en California que cinco de los 10 incendios más grandes del estado en la historia moderna están ardiendo a la vez. Juntos, los incendios forestales de este año ya han destruido 4,200 edificios, han obligado a cientos de miles de personas a huir de sus hogares y han matado al menos a 34 personas.

Envueltos en el desastre desde el principio, junto con los residentes humanos y las víctimas, han estado los animales residentes: las mascotas, los animales de trabajo, el ganado y la vida silvestre que también se han convertido en víctimas, evacuados, rescatadores y consoladores. Las familias que huyeron de los infiernos en cuestión de instantes arrojaron a sus mascotas a sus automóviles y camiones, y los ganaderos se apresuraron a poner a sus animales a salvo. Muchos animales salvajes no tuvieron la suerte de escapar. Se instalaron refugios de animales para albergar y cuidar a las mascotas rescatadas y heridas, y se trajeron animales de trabajo para ayudar con la búsqueda, rescate y recuperación, y para servir como animales de consuelo para las víctimas.

Una víctima, un oso negro encontrado con heridas graves, tiene una segunda oportunidad tras un tratamiento novedoso para sus quemaduras graves.

Los funcionarios del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California encontraron al oso de 168 kilos en medio de los escombros del incendio del Complejo Norte, que ha quemado más de 318,000 acres desde que se encendió a mediados de agosto. Sus cuatro patas se habían quemado y no podía caminar solo.

Luego de ser rescatado, fue trasladado al Laboratorio de Investigaciones de Vida Silvestre en Rancho Cordova, donde fue evaluado: sus pulmones estaban dañados por la inhalación de humo, sus patas estaban muy quemadas y tenía una herida leve en el ojo. Según Deanna Clifford, una veterinaria que cuidó al oso, las lesiones en las almohadillas de las patas son comunes en los animales en los incendios forestales.

“Ése es el reto”, declaró a LA Times. “Si no pueden caminar, no pueden encontrar agua y no pueden encontrar presas. … Quedan imposibilitados.”

Por suerte, este oso afortunado recibió varios tratamientos, incluido el uso innovador de pieles de tilapia como vendajes naturales para las almohadillas de sus patas. Posteriormente, lo mantuvieron en un recinto silencioso durante varios días y lo supervisaron las 24 horas con una cámara remota. El apetito del oso se mantuvo saludable durante la recuperación e incluso aumentó de peso, pero los funcionarios estaban ansiosos por llevarlo a casa.

Credit: @CaliforniaDFW | Twitter

Afortunadamente, historias como ésta se están haciendo más comunes mientras California continúa incendiándose.

El oso rescatado fue el primero de varios pacientes animales este año. Wildfire Disaster Network ahora está brindando tratamiento a una puma del incendio Bobcat en el condado de Los Ángeles que llegó el 21 de septiembre y un oso de 236 kilos del incendio Zogg en el condado de Shasta que llegó el 30 de septiembre.

“Es probable que recibamos más vida salvaje con quemaduras”, dijo Clifford al LA Times. “Apenas vamos a la mitad de la temporada regular de incendios.”

Los mamíferos bajo tratamiento en el Wildfire Disaster Network se encuentran entre una cantidad incontable de animales salvajes que probablemente resultaron heridos, muertos y desplazados por las catastróficas llamas que han arrasado California y otros estados del oeste desde mediados de agosto en una temporada de incendios forestales de dimensiones sin precedentes.

La crisis climática está convirtiendo a California en una tormenta de fuego de proporciones épicas.

Los expertos dicen que la intensidad y la prevalencia de las grandes conflagraciones han crecido de manera constante en los últimos años, avivadas por episodios de calor abrasador, períodos de sequía extrema, vientos feroces y tormentas eléctricas. Los científicos han señalado que el clima incendiario de la región, junto con los lechos de combustible sobrecargados cubiertos de hierba seca y matorral, son consecuencias del cambio climático.

Y como destacan estas víctimas animales, no son sólo nuestras comunidades humanas las que se enfrentan a las consecuencias.

Se sabe que cada años hay incendios en California. El estado tiene una larga historia documentada de incendios forestales naturales que se remontan a milenios. La temporada de incendios del estado es una parte natural de su entorno. Sin embargo, a medida que el cambio climático cobra su precio, estos incendios son cada vez más grandes y fuertes, poniendo en peligro a todos aquellos (incluidos los humanos y los animales) que están en su camino.

Los expertos concuerdan que es necesario tener un plan de gestión de bosques del siglo XXI para enfrentar la crisis.

Las temperaturas en California han aumentado constantemente alrededor de tres grados Fahrenheit desde la Revolución Industrial, lo cual es incluso más rápido que las temperaturas en el resto de Estados Unidos. Aunque parezca poco, significa que la nieve en el norte de California se está derritiendo más pronto, dejando sin humedad a los árboles durante un periodo más largo del año y el aire se está secando más rápido, lo que retira más humedad de las plantas y los árboles. Las plantas y árboles desprovistos de humedad morirán, convirtiéndose en leña fácil para los incendios forestales.

Más de 150 millones de árboles han muerto en California desde 2010. Estos árboles muertos ensucian el bosque del estado creando una crisis en espera. Eso significa que los incendios, una vez que comienzan, generalmente se propagan más lejos y rápido. Entonces, una de las conclusiones más claras, como han estado diciendo los expertos durante años, es que California debe comenzar a trabajar con los incendios, no sólo combatirlos. Eso significa revertir un siglo de políticas estadounidenses de extinción de incendios y depender mucho más de quemas prescritas y deliberadas para limpiar la vegetación que se acumula en montones gigantes de combustible.

Dichas prácticas “no evitan los incendios forestales”, dice Crystal Kolden, profesora asistente en la Universidad de California, enfocada en gestión de incendios y tierras. “Pero divide el panorama para que cuando ocurran los incendios forestales, sean mucho menos severos, mucho más pequeños y mucho más fáciles de controlar.” comentó a Sacramento Bee.

Entonces, ¿quieres hacer tu parte y unirte a la comunidad PerSus hoy? Pronto podrás descargar la aplicación PerSus y comenzar a hacer la diferencia en tu comunidad tomando el control de tu sostenibilidad personal. Regístrate hoy.