Personas

Ahora o nunca: Tips para explicarle a tu familia por qué la sostenibilidad es importante

mayo 3, 2021 Autor César Albarrán Torres

Las generaciones X y los millenials tienen un reto enorme en cuanto a ayudar a hacer conciencia respecto a cómo la sustentabilidad personal tiene un efecto no sólo en nuestro entorno inmediato, sino a nivel global. 

Hacia arriba se encuentran generaciones que no crecieron con la amenaza del calentamiento global, y para quienes la producción a gran escala y el consumo masivo eran sinónimo de progreso. Para ellos, las nuevas fuentes energéticas, por ejemplo, son demasiado costosas y no tan eficientes y redituables como los hidrocarburos. 

Hacia abajo, se encuentran con niños y adolescentes que llevan toda la vida impactados por el cambio climático, pero que nadan contra corriente en cuanto a las ofertas del mercado en cuestión de plásticos, energías no renovables y malos hábitos de consumo en general. 

Sin embargo, hay tres reglas que pueden ayudarnos a librar esta importante batalla. 

Regla 1. No trates de sermonearlos

A nadie le gusta que lo sermonees, y mucho menos a los más mayores. Si te enoja ver cómo tu mamá compra frutas y verduras en recipientes de plástico, o te enerva que tu papá nomás no se acostumbre a dejar de tomar café en vasos de úsese y tírese, pues toma un respiro, cuenta hasta diez y cálmate.

La sustentabilidad personal tiene su base en la armonía y si te acercas a tu familia con una actitud de enojo no podrás articular bien tus argumentos y ellos se sentirán ofendidos. Recuerda que el ser humano es un animal de rutinas y éstas son difíciles de cambiar. Sereno, mirrey.

Regla 2. Presenta datos y uno que otro regalito

Aunque la sustentabilidad personal involucra algunas emociones como la esperanza, el sentimiento de culpa ante el desperdicio y la preocupación, tienes que acercarte a tu familia con la cabeza fría y con una actitud estratégica.

Si sabes que a tus padres, por ejemplo, les vale el calentamiento global pero les importan las finanzas personales, echa números y enséñales que si compran menos también desperdician menos. Ayúdalos a ver las maneras en las que pueden reducir su consumo de energía eléctrica y gasolina. Si lo que les importa son las finanzas del hogar, les puedes llegar por ahí.

Si necesitan un empujoncito, regálales un kit de sustentabilidad con cepillos de dientes de madera, frascos reutilizables y una taza reutilizable para su cafecito mañanero.

Regla 3. Guía con el ejemplo

No, no te queremos sermonear pero si tu familia no ve los cambios positivos que has tenido en cuanto a sustentabilidad, pues está cañón que los inspires. Imagina que te comprometes a irte en bici a la chamba diario y luego donas el dinero que te has ahorrado en gasolina a una causa ambiental.

Si tú también necesitas una ayudadita para tener una vida más sustentable, puedes bajar el app de Persus, en la que puedes encontrar consejos para mejorar tu sustentabilidad personal. Haz click aquí.