Planeta

Toma el control de tu sostenibilidad personal: reusa para no contaminar

octubre 16, 2021 Autor Sandra Gancz

México genera 120,000 toneladas de desechos al día. Además de ser una cantidad descomunal, tristemente no es necesario tirar la mayor parte de eso porque son productos reutilizables y reciclables. Lo importante para aprovecharlos es que no lleguen al relleno sanitario porque allí, al mezclarlo, todo se convierte en basura.

La mejor manera de gestionar los desechos es evitar el desperdicio. Las tres famosas R de la sostenibilidad, reducir, reusar y reciclar, son la forma más eficiente para salvar los recursos naturales, proteger el medio ambiente y ahorrar dinero.

Antes de desechar algo, piensa si ya acabó realmente su ciclo de vida útil o puedes darle otra utilidad. Extiende el tiempo de uso de todos tus objetos antes de comprar nuevos.

¿Sabes cuál es la diferencia entre reusar y reciclar?

Reciclar significa convertir un producto en materias primas que pueden volver a usarse para crear algo completamente nuevo. Reciclar es mejor que desechar, pero consume energía, por eso reusar es mejor que reciclar.

Reusar significa volver a utilizar un objeto tal como se encuentra en su estado actual. Esto reduce la cantidad de basura que generamos. Las tiendas de segunda mano que venden ropa, muebles y libros son un gran ejemplo de cómo sacar el mayor provecho de cada cosa. También hay muchos sitios en internet que ayudan a pedir prestado, rentar o vender cualquier artículo no deseado que se encuentre en buenas condiciones.

La fabricación de nuevos productos agota nuestros recursos naturales y la eliminación de desechos contamina nuestro medio ambiente.

Una forma de prevenir el desperdicio, mejorar nuestras comunidades y aumentar el bienestar general es tomar productos útiles desechados por quienes ya no los quieren y entregarlos a quienes los necesitan.  

Compra artículos usados porque son más económicos y casi tan buenos como los nuevos. Busca productos que usen la menor cantidad de empaques para reducir el desperdicio. No uses artículos desechables, lleva tu propio vaso al estadio. Repara tu ropa y electrodomésticos para evitar comprar nuevos. Si usas platos y vasos desechables en casa, ¡lávalos porque están hechos para resistir muchos usos!

Organiza un intercambio entre tus vecinos, tal vez para otra persona sea muy útil lo que tú ya no usas. Donar lo que ya no te sirve también es excelente porque además de evitar que tus cosas lleguen a los basureros, ayudas a que sigan siendo útiles.

Te invitamos a reutilizar e intercambiar en vez de desechar. Es hora de reducir el desperdicio, promover la sostenibilidad y contribuir al equilibrio por el bien del planeta, las personas y la prosperidad.