Prosperidad

Compra local: Tu colonia y el planeta te lo agradecerán

junio 4, 2021 AutorAmaury Berdejo

Seguramente has escuchado hablar de lo positivo que es consumir localmente, es decir, adquirir bienes y servicios a personas y negocios que pertenecen a tu comunidad. Hoy vamos a hablar de las razones por las que este hábito es tan “saludable” y cada vez más necesario.

Ayudas a una o varias familias a salir adelante.

El primer beneficio es muy claro: ayudas a la economía de las familias que han decidido emprender. Con estos ingresos un negocio local puede crecer y diversificarse, consolidándose y a la vez manteniendo la calidad de sus productos, por lo que puede generar empleos directos o indirectos, elevando la calidad de vida de ese entorno inmediato. 

Esto no es algo para tomar a la ligera, ya que en un nivel macro, estás ayudando a una mejor distribución de la riqueza, puesto que las grandes compañías tienen la infraestructura suficiente para ofrecer productos y servicios a gran escala e incluso seguir operando durante una crisis, mientras que para las pequeñas tiendas y negocios que están cerca de tu hogar, este ingreso económico es crucial para mantenerse y seguir creciendo.

Adquieres un “producto único”

Un mueble o una prenda hecha en tu localidad son realizados a pequeña escala y su calidad y terminados suelen ser mejores que otros productos comercializados por grandes almacenes.  Es probable que quienes diseñan, construyen y venden estos productos sean verdaderos maestros en su especialidad e incluso puedan adaptar sus productos a tus especificaciones por un precio similar o aún mejor que el de una empresa de producción masiva. 

Reduces las emisiones de carbono

Al obtener productos locales, el número de intermediarios se reduce y por lo tanto el número de kilómetros que han viajado esos bienes hasta llegar a tus manos. Esto, además de asegurarte frescura (en el caso de los alimentos) puede contabilizarse claramente como un menor uso de combustible fósil, impactando directamente en las emisiones de carbono que se generan. 

Un segundo camino por el que se reduce el carbono es la reducción de empaques para transporte, ya que en los mercados locales puedes encontrar productos a granel, escogerlos a tu gusto y transportarlos en tu propia bolsa sin generar basura plástica o de otro tipo.   

Fortaleces el tejido social

Otra consecuencia no económica de incentivar el consumo local es elevar la cohesión dentro de una comunidad, crear relaciones sociales a largo plazo con los miembros de nuestro entorno, ya que no solo compramos productos sino que podemos hacer amistades, conocer a nuestros vecinos, involucrarnos con los integrantes de nuestras colonias y estados, así generamos confianza y compartimos una historia en común. 

Fortaleces la economía nacional 

¿Sabías que las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) representan al 90% del total de empresas en México? No solo eso, sino que también generan entre el 60% y 70% de los empleos de nuestro país.  Basados en esta afirmación, cada vez que consumes local fortaleces el PIB y con ello a la moneda nacional, es decir, el peso mexicano se vuelve más fuerte. 

Como ves, no se trata de abandonar los productos que amas y a los que estás acostumbrado, de hecho es increíble la cantidad de productos a los que ahora tenemos acceso gracias a la tecnología y las comunicaciones.

Simplemente haz un balance entre tus necesidades y gustos, reflexiona cuántos kilómetros debe viajar un producto para llegar a ti o si en realidad vale la pena hacer largas filas en un almacén cuando en realidad puedes encontrar productos y servicios de igual o mejor calidad creados, producidos o cultivados por los productores locales.

¿Quiere saber más formas en las que puede apoyar a su comunidad local? Descargue la app PerSus hoy para que pueda ayudar a su tiendita o diseñador local y crear una comunidad más sólida.