Personas

Muy cerca de la CDMX hay un rincón ecológico para consentirte física y mentalmente

agosto 12, 2021 Autor Francisco Solís

Tras más de un año de incertidumbre, miedo y resguardo, es natural que nos sintamos agobiados y francamente agotados de la vida limitada que tenemos en la ciudad. Muchos de nosotros tenemos estragos físicos, ya sea subir de peso, tener horarios de sueño irregulares y, en general, una pérdida de la salud, por cierta disminución en la calidad de vida.

Es por ello que durante a semana pasada me aventuré a vivir una experiencia que prometía ordenar mi mente, sanar mi cuerpo y enseñarme cómo mantener una vida sana durante mi rutina diaria. Pasé una semana en El Grullo de Tepoztán, un lugar muy cercano a la Ciudad de México que ofrece un tratamiento único en su especie, además de observar prácticas sustentables de primera.

Estructurar un día, es estructurar tu vida.

A principio parecería que es un régimen militar, pues te levantan a las 6 de la mañana a realizar una práctica llamada “ortigada”, y sí, es lo que imaginan: te pasan una ortiga húmeda por todo el cuerpo, seguido de una frotación de agua fría. Esto supone que el sistema inmunológico se active y, por supuesto, despiertes para comenzar el día con un baño en el que se alterna el vapor y el agua fría. Aunque esto suena amenazante al principio, resulta una experiencia realmente energizante.

Un programa de alimentación diseñado para desintoxicar

Todas las comidas son vegetarianas y están ya incluidas en el precio del hospedaje. Después de una consulta con el médico, se realiza una evaluación de las necesidades de tu cuerpo, así puedes recibir una dieta basada en verduras con distintas preparaciones, frutas cítricas o dulces para el desayuno y algunos snacks entre comidas. También es posible que te recomienden algún suplemento naturista para lograr tu meta, ya sea bajar de peso o desintoxicarte. Las comidas son realmente deliciosas y con recetas muy originales, por lo que no se extraña nada de lo que puedas comer en casa, sino que experimentas una nueva forma de disfrutar la comida. Adicionalmente, todos los días hay una plática sobre nutrición y alimentación para que te lleves a casa estos conocimientos.

Los tratamientos buscan una desintoxicación profunda más allá de la simple alimentación

A lo largo del día hay un programa de tratamientos que te aplican directamente en tu habitación: compresas de barro en el abdomen y espalda, compresas de cebolla en el área de los riñones y el hígado, mascarillas, además de terapias adicionales al programa básico como: colónicos, masaje linfático, masaje descontracturante, manicura, pedicura, etc. Todos ellos están pensados para lograr metas específicas y conseguir una relajación total.

Además, de esto, se ofrecen de manera gratuita clases de yoga y meditación para también tratar y consentir nuestro ser interno y entrar en contacto con nosotros mismos y la naturaleza.

Las mejores prácticas sostenibles en un espacio completamente natural

Además de tener todas las comodidades de un hotel, el Grullo de Tepoztlán realiza acciones sostenibles en sus prácticas diarias. Muchos de los productos que se consumen se obtienen de los mismos jardines, los tés, las plantas aromáticas, condimentos y algunas frutas y verduras (hay un pequeño sembradío para las terroríficas ortigas). Los huéspedes siempre somos invitados a realizar prácticas sostenibles para ahorrar agua, no desperdiciar recursos y minimizar nuestra huella ecológica. En definitiva, es un lugar para sanar el cuerpo, la mente y nuestra conciencia respecto al planeta.