Planeta

Que esto, que el otro, salud: La industria del tequila se pone eco-friendly

mayo 26, 2021 Autor César Albarrán Torres

El tequila es una industria que no para. A pesar de los muchos obstáculos que el 2020 impuso a todos los sectores, esta bebida tuvo un inesperado éxito. Como lo reporto Merca 2.0 el pasado 4 de mayo, se esperaba que la exportación de tequila no fuera satisfactoria, pero “ésta alcanzó un volumen de 286.7 millones de litros, 16.2 por ciento mayor a lo reportado en 2019, siendo el mayor incremento que registra la industria en 14 años y el volumen más grande enviado al extranjero desde que se tiene registro”.

Pero el éxito trae consigo responsabilidades y la industria del tequila sabe que si quiere seguir a la alza, la producción tiene que ser sustentable. No hay de otra. 

El tequila se convertirá en la primera bebida alcohólica libre de deforestación.

A pesar de que el tequila tiene denominación de origen, empresas extranjeras han copiado los métodos de producción en detrimento de las empresas mexicanas. Por esto, el Consejo Regulador del Tequila (CRT), la Cámara Nacional de la Industria del Tequila (CNIT) y el Gobierno del Estado de Jalisco acaban de lanzar la certificación Agave Responsable Ambiental (ARA). Esto significa que los productores que garanticen que la siembra y cosecha de sus plantas de agave (que tienen que crecer por al menos tres años para producir su néctar) no provoque daños al medio ambiente, ni que se limpien terrenos para la producción. Esto es un paso enorme tanto para la industria como para la conservación del medio ambiente. 

Se identificarán áreas de Jalisco cuyo suelo sea ideal para la agricultura.

Para lanzar la certificación ARA, el gobierno de Jalisco designó los terrenos que son propensos para la agricultura y que no afectan a ecosistemas establecidos. Se determinó que tres millones de hectáreas son propensas para la explotación del agave.

Durante el lanzamiento de la certificación el gobernador del estado, Enrique Alfaro, dijo que “El tequila será la primera bebida alcohólica a nivel mundial que contará con la certificación de ser libre de deforestación, ese compromiso lo hicimos en 2019 en Madrid y creo e insisto que nos debe de dar muchísimo orgullo que podamos estar en la COP26 en Glasgow en noviembre de este año dando resultados completos que reflejan el nivel de compromiso que tenemos con esta agenda”.

Ya han existido esfuerzos para llevar la industria tequilera hacia la sustentabilidad, que es el único camino hacia la supervivencia del agave azul.

La certificación no es, sin embargo, el primer esfuerzo para encaminar a la industria a una ruta sustentable. En 2017, el periódico Mural de Guadalajara reportó que las empresas Tequila Cascahuín, Siete Leguas y Tequila Tapatío participaron en un programa piloto que consiste en dejar “ 5 por ciento de su plantación para la polinización natural, lo que les representa la inversión de unos 80 mil pesos“ .

La plantación del tequila se da al plantar los hijuelos del agave madre (los que tienen cactus o suculentas en casa entenderán bien este proceso), lo cual afecta a la diversidad de la planta. Si no se reproduce naturalmente el agave azul tequilana Weber, la base del tequila, pues simplemente dejará de haber tequila. Y eso nadie lo desea. Otras marcas de tequila, como Mijenta, buscan la sustentabilidad en otros aspectos como el empaquetado y etiquetado, y la preservación de la tierra.