Planeta

La valiosa lección que nos deja la triste historia de los Manatíes de Xochimilco

julio 8, 2021 Autor César Albarrán Torres

La terrible historia de los manatíes de Xochimilco suena a mentira, pero lamentablemente es una muy curiosa verdad. En 1976 los canales de Xochimilco, que actualmente son Patrimonio de la Humanidad, sufrían de una plaga de lirio, especie vegetal que impedía que las tradicionales trajineras pudieran circular libremente.

Las autoridades decidieron liberar manatíes para que comieran el lirio.

Los manatíes son originarios de lugares con climas tropicales, como el Caribe y Florida, en Estados Unidos. La altura de la Ciudad de México, así como el clima más bien templado, distan mucho de ofrecer las condiciones ideales para el desarrollo de estos mamíferos acuáticos. Las versiones varían, pero hay fuentes que aseguran que se importaron hasta 28 especímenes desde el Río Grijalva, que corre de Chiapas a Tabasco. O sea, nada que ver con el clima y condiciones de la CDMX. Es importante indicar que el lirio mismo no era originario de México, sino que fue traído del Amazonas por la esposa de Porfirio Diaz. 

Los manatíes no duraron mucho pero dejaron una moraleja.

Los manatíes son animales gentiles y curiosos. Pronto se corrió el rumor de que había monstruos marinos nadando en los canales. Esto provocó, según relatos de la época, que los habitantes de Xochimilco los vieran como una amenaza. Según versiones, sin embargo, el sabor de la carne de manatí termino por cautivar a los habitantes, quienes exterminaron a estos animales que no tenían nada que hacer a miles de kilómetros de su hábitat natural. Cuenta la leyenda, sin embargo, que sus almas malditas siguen deambulando por los canales. 

El introducir especies no endémicas ha tenido resultados catastróficos en otros lugares del mundo.

La historia de los manatíes de Xochimilco no es la única en que la introducción de especies ajenas genera caos o para el medio ambiente o para la especie en sí. En Australia, por ejemplo, los sembradíos de caña de azúcar en el estado de Queensland sufrían una plaga de insectos. Las autoridades decidieron importar sapos de caña desde Brasil, para que acabaran con los insectos. Décadas después, los cane toads son una auténtica plaga y han desarrollado veneno que afecta a perros, gatos y humanos. Además acaban con cosechas y afectan a las especies locales. En menos de ochenta años los 128 sapos que se importaron originalmente se han convertido en más de 200 millones.… 

Recordemos a los hipopótamos de Pablo Escobar en Colombia.

La historia de los manatíes de Xochimilco nos recuerda a los hipopótamos que el capo Pablo Escobar compró para su Hacienda en Colombia, aunque un poco a la inversa, ya que los hipopótamos se han reproducido y causado estragos en el balance del ecosistema.

Mejorar tus niveles de awesomeness y sostenibilidad personal, descarga la app de PerSus, que te conectará con una comunidad de gente ambientalmente responsable, como tú.