Planeta

El aguacate no es tan sostenible como lo imaginabas pero hay muchas soluciones

julio 26, 2021 Autor César Albarrán Torres

El aguacate es una de las frutas que tradicionalmente se consume más en América Latina, principalmente en México, pero a últimas fechas se ha convertido en todo un fenómeno mundial. El aguacate es un símbolo tanto de la tradición prehispánica como de las actuales culturas urbanas (no puede falta un avotoast en un café hipster respetable.)

El cultivo del aguacate necesita recursos bastante considerables.

Aunque el aguacate ha sido un clásico de la comida mexicana durante siglos, su popularización en otras partes del mundo ha colaborado a la crisis ambiental al no ser sustentable. El árbol del aguacate necesita de condiciones climáticas estables, y no reacciona bien a las bajas temperaturas. Esto provoca que en las zonas en las que el cultivo se da, grandes terrenos sean utilizados para la producción, dando al traste con la diversidad. La huella de carbón que deja un paquete pequeño de aguacates es el doble que la de un kilo de plátanos. La próxima vez que subas una foto de tu aguacate a Instagram, piensa que este súper alimento no es tan sustentable como parece. 

Y la transportación de este producto es otra bronca enorme: el Norte Global los consume un día sí y el otro también.

Debido a que el aguacate se produce principalmente en México, Centroamérica y Sudamérica, su transportación hacia países del Norte Global como Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido deja una huella considerable en el consumo de energías no renovables. Además, la producción masiva de aguacate hace que los agricultores independientes prácticamente desaparezcan o reciban menos por más. El aguacate es un cultivo multimillonario y en un mundo en que las ganancias dictan las políticas agrícolas, 

La tierra en que se siembra el aguacate es valiosa, y los agricultores en Michoacán la están defendiendo contra el narco.

La región que más aguacate produce en el mundo es el estado de Michoacán. Los agricultores se las han visto muy difíciles a últimas fechas debido al rol que el narco pretende tener en el cultivo. Debido a las grandes ganancias que deja el aguacate, grupos delictivos como Los Viagra están cobrando tarifas de protección y uso de suelo a los productores, quienes ya organizaron grupos de autodefensas para enfrentar al crimen. 

El ingenio mexicano ya está buscando soluciones al impacto ambiental del aguacate.

Uno de los mayores problemas con la producción masiva de aguacate es el cómo manejar el residuo de semillas. Ocupan un gran volumen y tardan muchísimo tiempo en descomponerse de manera natural. Además, si se les deja en cualquier lado y logran germinar, el aguacate podría convertirse en una especie invasiva. Pero una empresa mexicana está utilizando las semillas para fabricar popotes y cubiertos que son resistentes y totalmente biodegradables, como lo reportó Business Insider. Ve el proceso de fabricación en este video:

Si quieres enterarte de lo último respecto a sostenibilidad en general, pero enfocarte en tu sostenibilidad personal, no olvides descargar la app de PerSus.