Prosperidad

Las lecciones de Mario Kart: diversidad, paciencia Y sostenibilidad

mayo 5, 2021 Autor Lino Montalvo

Mario Kart es de esos raros videojuegos que son capaces de mantener su popularidad intacta a través de los años y son queridos por un número cada vez más grande de jugadores. Tal vez sea su premisa simple de una carrera de autos, o qué es lo suficientemente fácil para que cualquiera pueda jugarlo, sea cual sea la razón, Mario Kart sigue dentro de nuestros corazones, llegando a nuevas generaciones .

La importancia de este videojuego va más allá de su impacto cultural, ya que voluntaria o involuntariamente, Mario Kart nos ha dejado lecciones de vida y sustentabilidad, que aunque quizá no sean muy obvias, están presentes. 

Por eso quiero presentarles las 3 lecciones de vida que he aprendido gracias a Mario Kart.

Todos somos diferentes y eso está bien.

El juego desde un principio contó con una gran variedad de opciones de personajes para escoger, variedad que con cada nueva versión ha ido aumentando. A diferencia de los demás juegos de la franquicia, en Mario kart no existen héroes ni villanos, no hay ayudantes o víctimas. Aquí no importa si eres un Yoshi, una Princesa Peach, un Browser o un Donkey Kong, todos tienen la misma oportunidad de ganar.

No importa cuánto tardes en llegar a la meta.

Si bien el objetivo de un juego de carreras es llegar a la meta antes que los demás, en Mario kart el juego no se termina hasta que todos los jugadores hayan llegado al final. En ocasiones esto puede ser difícil, las pistas complicadas y los ataques de los demás jugadores pueden hacer que hasta el conductor más experimentado pierda el rumbo. Pero no te preocupes, siempre habrá un pequeño ayudante arriba de una nube que te indicará el camino y te hará seguir adelante, lo mejor de todo es que cuando llegues a la meta, todos tus amigos te estarán esperando. 

La importancia de una sociedad equitativa y sustentable.

Tal y como lo lees. Para Andrew Bell, profesor de la Universidad de Boston, Mario Kart representa un modelo de sustentabilidad que puede ayudar a comunidades rurales de regiones en desarrollo.

En el juego, todos los participantes pueden recoger power-ups que aparecen aleatoriamente durante el recorrido, sin embargo, los jugadores que van a la delantera reciben poderes que no son tan impresionantes, como cáscaras de bananas, mientras que los que van atrás reciben ayuda más significativa, como rayos, caparazones de tortuga, hongos que los hacen ir más rápido, etc. Todo esto para lograr mantenerlos en el juego y darles oportunidad de ganar a pesar de sus notorias desventajas.

Según Bell, aplicar esto a la vida real dando apoyos a comunidades agrícolas en situación de pobreza y promoviendo técnicas de desarrollo sustentables, podría lograr la abolición de la pobreza en estas zonas y lograr un efecto dominó en el que más empresas del sector privado apoyen a estas comunidades.

Para encontrar más artículos como este no olvides descargar PerSus app  y llevar la sustentabilidad a todos lados.