Personas

Lo mejor que puedes hacer por tu sostenibilidad personal es ¡levántate y muévete!

octubre 16, 2021 Autor Sandra Gancz

¿Te ha pasado que después de toda una mañana frente a la computadora te levantas como robot con el cuerpo rígido y dolores extraños? A mí también.

Nuestro estilo de vida es tan sedentario que movernos requiere de una disciplina consciente, aunque para eso está diseñado. Te invitamos a recuperar la flexibilidad realizando 20 minutos de estiramientos cada dos horas a lo largo del día para que el cuerpo no termine siendo una copia de la silla.

Estirar mantiene los músculos flexibles, fuertes y sanos. No es sólo para atletas, todos necesitamos conservar el rango de movimiento de las articulaciones, mantener el equilibrio y disminuir el riesgo de lesiones. Estirar te da mayor flexibilidad para la vida diaria, mejora la circulación, alinea la postura y previene malestares.

Antes de estirar, conoce estos consejos para hacerlo de forma segura y efectiva.

Aunque puedes estirar en cualquier momento y lugar, una buena técnica es esencial porque hacerlo mal puede ser perjudicial.

Busca la simetría, en vez de comparar con tu flexibilidad con la de una gimnasta, ocúpate en estirar ambos lados de tu cuerpo equitativamente. Lo que estires con la pierna derecha, hazlo también con la izquierda.

Beneficia tu salud mental. Al estirar, respira profundo y relaja tu mente, todos merecemos estos minutos de descanso cada dos horas a lo largo del día. El estrés contrae los músculos, dando la sensación de malestar general. Cuando sientas eso, estira para liberar esa tensión. Estirar también libera endorfinas, una sustancia natural del cuerpo que conduce a una sensación de alegría y serenidad.

No rebotes, los estiramientos son un movimiento suave y continuo. Rebotar cuando estiras puede lesionarte y resultar en músculos rígidos. Sostén cada flexión de 10 a 30 segundos respirando profundamente. Es normal que sientas tensión al estirar, pero no dolor. Si te duele, has estirado demasiado, vuelve al punto donde estires sin lastimar.  

Estos son algunos ejercicios sugeridos para iniciar, suma o resta los estiramientos que prefieras:

  • Estiramiento de hombros: Eleva un codo por encima de la cabeza con el brazo doblado. Ejerce presión sobre el codo con la mano contraria para jalarlo hacia la cabeza. Disfruta cómo se extiende y relaja toda la parte superior del brazo. Mantén esa postura durante 10 segundos, vuelve a la posición inicial y repite el proceso con el otro brazo.
  • Extensión de muñeca: Estira un brazo al frente con los dedos hacia el techo. Con tu otra mano jala los dedos hacia el pecho. Sostén durante 10 segundos y luego cambia de lado. Disfruta cómo descansa tu mano y antebrazo.
  • Estiramiento de cuello: Siéntate con los pies tocando el suelo y alienados con los hombros. Gira lentamente la cabeza hasta mirar por encima del hombro manteniendo la espalda apoyada en la silla y los hombros hacia delante. Mantén la posición 10 segundos y repite el movimiento del otro lado. Disfruta cómo se derrite la tensión.
  • Estiramiento de torso: Siéntate con los pies tocando el suelo y alienados con los hombros. Coloca las manos detrás de la cabeza con los codos hacia fuera. Inclina el torso hacia un lado doblando desde la cintura. Sostén esa postura durante 5 segundos. Vuelve a la posición inicial y hazlo hacia el otro lado. Disfruta cómo se alarga y relaja la cintura.   
  • Estiramiento de isquiotibiales: Un excelente estiramiento para los tendones que están detrás de las rodillas es muy sencillo si tienes dos sillas. Colócalas mirándose de frente. Siéntate en una silla, extiende una pierna y recarga ese talón en la otra silla. Inclina el torso hacia delante, intentando tocarte los dedos del pie, hasta que sientas el estiramiento de tendones. Sostén esta postura durante 10 segundos y luego cambia de pierna.

Dedícale a tu cuerpo 20 minutos de estiramientos suaves cada dos horas para restaurar el bienestar. Sacude el estrés y cambia el canal de los pensamientos negativos. Estira respirando profundo, disfruta de oxigenar tu mente y cuerpo porque la sostenibilidad comienza por uno mismo.