Planeta

El impacto de los narcos en el medio ambiente es aún peor de lo que se pensaba

julio 14, 2021 Autor César Albarrán Torres

Sin duda el narcotráfico es el fenómeno que ha definido el destino de América Latina desde finales de la década de 1970. La violencia, corrupción y problemáticas diplomáticas que desembocan del tráfico de drogas han definido a los gobiernos, cultura y sociedad de la región.

La guerra contra el narco, que se ha extendido por largas y dolorosas décadas, ha modificado varios ecosistemas a lo largo del continente, y ha ocasionado la migración forzada de miles de agricultores y sus familias.

El efecto de los monocultivos

La diversidad es clave para sostener cualquier ecosistema. El mundo natural es un finísimo balance entre especies de flora y fauna dominantes y dominadas. Sin embargo, cuando un plantío cubre grandes cantidades de terreno la diversidad termina y comienza el impacto de los monocultivos, que crean un efecto dominó. Tal es el caso de las áreas que se han utilizado, en países como Colombia y México, para el cultivo exclusivo de sembradíos como la amapola y la marihuana.

Los monocultivos y la infraestructura del narco llevan a la deforestación

Plantíos como la amapola requieren de condiciones climáticas muy específicas. En México, por ejemplo, se da principalmente en regiones como el Triángulo Dorado entre Sinaloa, Durango y Chihuahua. Como el narcotráfico busca crecer estas plantas en el anonimato, enormes terrenos boscosos han sufrido de deforestación. En Colombia, por ejemplo, hasta el 30% de la deforestación total es producto del narco y la producción de cocaína. Como escribió Erika Barrantes en EFE Verde: “Los daños a la naturaleza, que ocurren principalmente en bosques primarios y áreas silvestres protegidas, son ocasionados por la construcción de pistas de aterrizaje clandestinas, caminos y otras infraestructuras necesarias para el traslado de la droga o producto del lavado.” 

La huida de los agricultores y el peligro de los narcolaboratorios

9 months after Amazonian oil pipeline spill, effects and fears linger

La violencia generada por el narcotráfico ha afectado a familias y comunidades enteras, entre las que se encuentran grupos vulnerables como los grupos indígenas. En México, la violencia ha provocado la migración forzada de miles de personas, tanto hacia Estados Unidos como hacia otras partes de la República. Si de por sí el campo mexicano ha sufrido del abandono del gobierno, los refugiados del narco han causado que los cultivos se pierdan y que la fuerza laboral se vea mermada. El narcotráfico también suele pedir derecho de piso, lo que eleva los precios y causa problemas de desabasto. 

Otro gran riesgo, cuyas consecuencias aún no se tienen muy claras, es la contaminación causada por los narcolaboratorioa de anfetaminas que utilizan químicos nocivos para su fabricación. Como lo indica la BBC, en México no hay medidas establecidas para limpiar las zonas donde se encuentran los laboratorios, lo que potencialmente permite que sustancias tóxicas se infiltren en al ambiente por años.