Planeta

Los 5 desastres ambientales de PEMEX en los últimos 40 años y por qué necesitamos un cambio ahora

julio 26, 2021 Autor Francisco Solís

El mes de julio comenzó con un gran revuelo por el incendio que se dio en medio del Golfo de México, a la altura de las playas de Campeche. Una fuga de gas de la zona de plataformas de Ku en la Sonda de Campeche de Pémex provocó que viéramos esas extrañas llamas en medio del mar. Esto nos dio pie a realizar una pequeña investigación sobre los peores accidentes que ha tenido esta empresa, tanto por el impacto ambiental como la huella social que han dejado en nuestro país. El orden es cronológico, no de importancia. 

1979: Pozo Ixtoc-I, Ciudad del Cármen, Campeche

El 3 de junio, al realizar perforaciones a 3627 metros de profundidad, una falla en la circulación del fluido de perforación acumuló petróleo y gas en la tubería, lo que produjo una explosión al momento en que el gas que emanaba del subsuelo tuvo contacto con los motores de la bomba. 

El accidente ocasionó el colapso de la plataforma y produjo un gran derrame y un incendio que duró 280 días, durante los cuales se derramó un volumen aproximado de 560 millones de litros de crudo. De esta cantidad, se quemó 50 %, 16 % se evaporó, 5.4 % fue recolectado y 28 % se dispersó, según los informes de PEMEX. Las corrientes llevaron el petróleo a las zonas costeras de Campeche, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, y zonas de Texas resultaron contaminadas.

1984: San Juan Ixhuatepec (San Juanico), Estado de México

El accidente inició debió a la ruptura de una tubería de 20 centímetros de diámetro que transportaba gas LP. Probablemente diez minutos después se originó un incendio, al encontrar el gas una chispa, esto desencadenó una serie de explosiones de vapores que se expanden al hervir el líquido. Hubo más de 500 personas fallecidas, 7000 lesionadas, 60000 evacuadas, 149 viviendas destruidas, 16 con daños mayores y 1358 con daños menores. La planta quedó prácticamente destruida.

1992: Guadalajara, Jalisco

Una serie de explosiones en el Colector Intermedio de Oriente en Guadalajara. El saldo oficial de las explosiones fue de 212 muertos, 69 desaparecidos, mil 470 lesionados, se destruyeron ocho kilómetros de calles, resultaron afectaron mil 142 viviendas, 450 comercios, 100 centros escolares y 600 vehículos. 

La explicación oficial fue que las explosiones se originaron con la gasolina que derramó el poliducto Salamanca-Guadalajara en la colonia Álamo Industrial, en donde también había hidrocarburos descargados por plantas industriales y talleres. 

2016: Colorados III, “Pajaritos”, Coatzacoalcos, Veracruz

El incendio en Pajaritos se registra exactamente a cinco años de ocurrida una explosión en el interior de la misma planta, que dejó 136 heridos y 32 fallecidos. Fue el 20 de abril del 2016 cuando ocurrió una explosión al interior de Clorados III de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), operada en sociedad por Mexichem y Pemex. Se desconoce el alcance del impacto ambiental de este accidente. 

2019: Tlahuelilpan y los “huachicoleros” en Hidalgo

Una explosión en un ducto de Pemex que transportaba combustible en el municipio de Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, mientras los pobladores trataban de sacar gasolina de los ductos subterráneos. Además de las 137 pérdidas de vidas humanas que dejó esta tragedia, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que la concentración de hidrocarburos permanecerá durante años, lo que para el suelo serían contaminantes persistentes e irreversibles que darían origen a graves perturbaciones tanto en los vegetales como en los animales que los consuman.

Sin duda alguna, estas experiencias nos hacen reflexionar sobre la importancia de analizar las opciones renovables de energía. Con la app de PerSus te daremos consejos prácticos para mejorar tu sostenibilidad.