Prosperidad

Lo que necesita saber sobre los derechos LGBTQ en México

mayo 17, 2021 AutorLino Montalvo

La diversidad sexual siempre ha sido un tema de debate, sobre todo en un país que aún mantiene una ideología principalmente conservadora y machista como lo es México.

Afortunadamente, a lo largo de la historia reciente, la sociedad mexicana ha cambiado sus leyes para otorgar derechos a las personas que pertenecemos a la comunidad LGBTQ+. A pesar que estos derechos varían dentro de cada estado, es un paso gigante en favor a la lucha de la no discriminación y el trato igualitario para todos los ciudadanos, siendo las grandes ciudades de la república, como lo es la Ciudad de México, los principales precursores de este cambio.

La ley de No Discriminación.

El 29 de abril de 2003 se aprobó la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, que aunque actualmente es una ley que se considera ineficiente en su funcionamiento, dio pie a la creación del Consejo Nacional para Prevenir la Disciminación (CONAPRED), brindando por primera vez recursos al colectivo LGBTQ+ para denunciar casos de discriminación basados en su orientación sexual.

Desde la creación de esta ley 16 Estados del país han emitido leyes estatales sobre discriminación y 13 han tipificado la discriminación como delito penal.

El matrimonio igualitario.

Sin duda una de las victorias más sonadas y polémicas que ha tenido la comunidad LGBTQ+ ha sido la aprobación de la Ley de Sociedades de Convivencia en 2006, una iniciativa de ley que brindaba ciertos derechos similares al matrimonio para uniones entre personas del mismo sexo, pero seguía sin permitir la adopción.

No fue hasta el 2010 que el matrimonio homosexual fue legalizado, siendo la Ciudad de México la primera ciudad en América Latina en otorgar este derecho a sus habitantes por medios no judiciales, incluyendo el derecho a adoptar bajo los mismos criterios y requisitos que las parejas heterosexuales.

La comunidad Trans en México.

Si bien ha habido muchos avances en cuanto a la visibilidad y derechos para las personas homosexuales en nuestro país, la comunidad trans sigue siendo objeto de ataques y discriminación constante.

Ha habido avances, por supuesto, como la aprobación en la Ciudad de México y 14 Estados más, del cambio legal de nombre y género en documentos oficiales de acuerdo a la identidad de cada persona, y el hecho que Jalisco es la única entidad en la república que reconoce a las personas transgénero menores de 18 años. Sin embargo, los números nos siguen mostrando que aún queda un camino muy largo que recorrer, y que a pesar de estos avances, la comunidad trans sigue siendo un grupo muy vulnerable e ignorado.

México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en transfeminicidios, sólo después de Brasil. La tasa de desempleo en la comunidad trans es del 90%, orillando a este grupo a ejercer trabajos bajo circunstancias que ponen en riesgo su integridad física y emocional, como lo es el trabajo sexual. Otro dato alarmante es que la esperanza de vida media de las personas trans no supera los 35 años.

Los derechos LGBTQ+ en América Latina.

Mientras que en toda América Latina la homosexualidad está despenalizada, en varios estados caribeños todavía se considera ilegal y trae consigo penas variadas.

Países como Argentina, Chile y Uruguay encabezan las listas de los países más progresistas y con una actitud de aceptación y cero tolerancia hacia la discriminación, proponiendo leyes que aseguren la igualdad y calidad de vida de su población LGBTQ+.

Por otro lado, países como Bolivia y Paraguay desaprueban el matrimonio entre personas del mismo sexo. En cuanto a la comunidad trans la gran mayoría de los países ha facilitado el cambio de nombre y género, siendo nuevamente Argentina, Chile y Uruguay los pioneros en reconocer y visibilizar la infancia trans al permitir el cambio de sexo para los menores de edad. A pesar de esto, el 78% de los asesinatos a personas transgénero sucede en América Latina.

No cabe duda que han habido avances, pero justo por eso la lucha por la igualdad de todos no debe parar. Solo así, algún día, el amar a quien quieras amar y el ser quien realmente eres, será un derecho con el que naces, no un derecho por el que tengas que pelear.

Es momento de tomar acción y hacer que nuestro estilo de vida se vuelva más sustentable. Descarga la PerSus app y descubre lo fácil que es hacer de éste, un planeta mejor.