Prosperidad

Mejorar tu salud y estado de ánimo es fácil si consumes alimentos naturales

octubre 16, 2021 Autor Sandra Gancz

Por definición, un alimento procesado es uno que ha sido alterado de su forma original. Los alimentos pasteurizados y envasados se consideran procesados. Así que, si no estás tomando leche directamente de la vaca, estás consumiendo alimentos procesados y esos no son el problema, son la forma en que nos alimentamos en la actualidad.

Que un alimento haya pasado por un proceso no significa que no sea saludable. El problema son los alimentos ultra procesados porque son un peligro para nuestra salud. Elevan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, cáncer y otros malestares.    

En la categoría de alimentos ultra procesados se encuentran botanas, bebidas y muchos otros productos fabricados casi en su totalidad por azúcares, derivados comestibles, saborizantes, colorantes y otros aditivos diseñados para intensificar sus características sensoriales.

Los alimentos ultra procesados han pasado por complejos procesos industriales y tienen una larga lista de ingredientes en el empaque, incluidos conservadores, azúcares, edulcorantes, potenciadores y varios químicos difíciles de pronunciar.  

Tendemos a consumir los productos ultra procesados en grandes cantidades porque carecen de equilibrio nutricional. Eso hace que nuestro cuerpo pida comer más porque sabe que no se está nutriendo.

Los fabricantes inyectan saborizantes, azúcares, grasas y conservadores para que el producto sea fácil de consumir, tenga un sabor intenso y, lo más importante, genere muchas ganancias porque los ingredientes químicos que utilizan cuestan muy poco y te los venden muy caros. ¿Has notado que con los $70 que te cuesta una bolsa grande de papitas puedes comprar 4 kilos de plátano?

Consumir un plátano te provee vitamina C y B6, potasio, magnesio, fibra, proteína y 89 calorías. Consumir una bolsa de papitas te provee sal, grasa, químicos y más de 1,000 calorías. Sí, más de mil, además de inosinato, guanilato y otros tantos químicos impronunciables.

Consumir alimentos nutritivos en vez de ultra procesados en tu vida diaria es sencillo.

Por ejemplo, en vez de ponerle jarabe a tus hot cakes, ¡usa miel de abeja! Los jarabes sabor maple son almidón de maíz saborizado con montones de calorías y nulos en nutrientes. La miel de abeja te provee antioxidantes, vitaminas y minerales. ¿Cuál prefieres?   

La calidad de los alimentos también influye en la salud del cerebro. Se ha comprobado que el consumo de comida chatarra tiene un efecto nocivo sobre la salud mental. Ese es uno de los motivos por los que a la par de la proliferación de alimentos ultra procesados en las últimas décadas, se ha incrementado el índice de trastornos mentales como depresión y ansiedad a nivel mundial.

Si deseas mejorar tu estado de ánimo, te invitamos a no consumir alimentos ultra procesados en dos semanas.

Tal vez al final de esos 14 días notes una mejoría en tu humor y bienestar. Es una forma sencilla de descubrir si la comida chatarra está afectando tu salud mental y te viene bien evitarla.     

Además, al consumir alimentos naturales te sumas al movimiento por una gastronomía sostenible, la expresión de la diversidad cultural que impulsa el uso eficiente de los recursos y la conservación del medio ambiente. ¿Cuánto tarda una cáscara de plátano en volver a incorporarse a la tierra? Una semana. ¿Cuánto tarda un empaque de papitas? Nunca lo logra. 

Te invitamos a no participar más en el truco de burlar tu bolsillo y tus sentidos. Es hora de elegir alimentos que nos nutren de verdad, promueven la sostenibilidad ambiental y contribuyen a nuestro equilibrio físico y mental por el bien del planeta, las personas y la prosperidad.