Prosperidad

Cuando el arte indígena embellece los productos de Xbox de manera ética

septiembre 9, 2021 Autor wordpressadmin

A medida que los diseños creados por comunidades indígenas se vuelven parte de las culturas urbanas, de la cultura de la inclusión y del amplio mundo hipster y cosmopolita, se han dado situaciones en que marcas tanto nacionales como extranjeras se han aprovechado al basar sus productos en creaciones indígenas sin atribuir o remunerar la influencia directa. Esta práctica es polémica y raya en la copia, lo que ha conducido a acciones legales contra marcas como la española Zara. 

Sin embargo, también hay felices colaboraciones en qué empresas globales y locales se acercan a artesanos indígenas para intervenir sus productos. El resultado es una situación ganar-ganar en que la empresa suma puntos de responsabilidad social y apoyo a los artesanos locales, y en que los artesanos consiguen promocionar su trabajo y el legado cultural de su pueblo. 

Xbox celebra el Día Internacional de las Culturas Indígenas

La ya legendaria consola de videojuegos, cuyo control se ha convertido en todo un objeto de culto y ya bien inscrito en la cultura popular, celebró el Día Internacional de las Culturas Indígenas de este 2021 invitando a artesanos de tres etnias mexicanas a intervenir un control. El resultado es un trío de verdaderas obras de arte que integran perfectamente el espíritu de tradición milenaria y la innovación de las culturas digitales.

Participaron varias comunidades indígenas de todo México.

Los artesanos que participaron pusieron en sus manos siglos de sabiduría. Hortensio Vargas Sevilla, de la localidad de Texme en Hidalgo. Hortensio engalanó el control de Xbox con el arte de los tenangos, que tiene un característico fondo blanco con animales coloridos, como venados y peces. Por su parte, Rosemary Alvarado Lucas, de tan sólo 21 años, se dedica al bordado y ha plasmado su arte en el control de Xbox. Por supuesto el arte huichol y los patrones conocidos como wixaritari, que se trabaja a base de pequeñas cuentas de chaquira de colores. Los óleos y oro de Olinala, en Guerrero, con fondo negro, dan al control un look elegante pero ancestral. El caso de Xbox nos muestra que el intercambio entre modernidad y culturas indígenas puede ser enriquecedor para todos siempre y cuando se de en condiciones justas. 

Recuerda descargar la app de PerSus para que puedas mejorar tu sostenibilidad personal y enterarte de más historias como esta.