Planeta

Te decimos por qué los árboles son el aire acondicionado de la naturaleza

octubre 12, 2021 Autor César Albarrán Torres

En ocasiones las soluciones más sencillas y lógicas son las mejores. A medida que las ciudades sufren de los estragos del calentamiento global y los espacios urbanos generan calor con la gran cantidad de electricidad, gasolina y otros combustibles que permiten su funcionamiento, los espacios verdes se vuelven aún más fundamentales. Los árboles son una protección natural contra los rayos del sol y por esto una ciudad sostenible debe de garantizar una distribución equitativa de los espacios verdes.

Frescor bajo la sombra, por una distribución equitativa de los espacios verdes.

En esencia, los árboles actúan como parasoles al bloquear hasta el 90% de la radiación solar bajo su sombra. Además enfrían el suelo, lo que hace que no se acumule el calor. Además, los árboles pueden reducir entre siete y quince grados de la temperatura ambiental que nuestro cuerpo percibe.

Además, estudios también muestran que el gasto en aire acondicionado de las casas que cuentan con la sombra de un árbol se reduce hasta en un 20 o 30%. 

Los árboles pueden dar un respiro a las ciudades.

El diseño urbano debe de tomar en cuenta los árboles como un elemento indispensable y no como mera decoración. Sin embargo, hay estudios que han demostrado que hay una disparidad socioeconómica en cuanto al acceso a espacios verdes.

En Los Ángeles, por ejemplo, la ciudad californiana en que en fechas recientes se han presentado temperaturas récord, los barrios más afluentes cuentan con más árboles, mientras que los barrios más pobres, en su mayoría habitados por personas de color y migrantes, tienen menos. Esto ha llevado a iniciativas como la que busca plantar 90,000 árboles a lo largo de Los Ángeles antes de que termine este 2021.  

A plantar para el futuro: UNECE y su iniciativa Trees in Cities

La Organización de las Naciones Unidas, a través de su organismo UNECE, tiene una campaña llamada Trees in Cities. Esta campaña consiste en pedir que alcaldes de ciudades alrededor del mundo se comprometan a plantar cierta cantidad de árboles. Y es que cada árbol puede absorber 150 kg de C02 al año, lo que sumado a millones de otros árboles podrían ser una fuerza que mitigue, en mayor o menor medida, el cambio climático. 

Recuerda que si quieres conocer más historias como ésta y mejorar tu sostenibilidad personal debes descargar la app de PerSus, la única red social dedicada a mejorar las acciones que tomamos como individuos y comunidad en favor de la sostenibilidad. Descárgala aquí