Planeta

5 conclusiones del documental de Netflix “Seaspiracy” del que todos están hablando

abril 21, 2021 AutorJessie Stringfield

El último documental de Netflix, Seaspiracy, se estrenó hace sólo un par de semanas y ya está causando sensación. El documental trae a la luz las graves consecuencias de la pesca comercial contra la que muchos han estado luchando durante años y es una llamada de atención para aquellos que aún no han comprendido la gravedad de esta enorme crisis ambiental.

El documental revelador es el último proyecto de Kip Andersen, quien coprodujo Cowspiracy, y el cineasta Ali Tabrizi. No limitan sus revelaciones sobre la inquietante realidad que la pesca comercial impone en todo nuestro planeta. Estas son las conclusiones de pesadilla, pero muy reales, de esta película aleccionadora.

Renuncia al pescado antes de los popotes si realmente quieres luchar contra la contaminación por plásticos.

Los plásticos de un solo uso no son el principal culpable del que debamos preocuparnos, ya que representan menos del 1% de todo el plástico que ingresa al océano. El mayor infractor es el equipo de pesca, principalmente las redes de pesca, que constituyen un espantoso 46% de la “Isla de basura en el Pacífico”.

No sólo estamos matando peces, sino también a innumerables animales marinos vulnerables.

Uno de los incontables problemas con la pesca comercial es que los peces se capturan en una escala tan masiva que es inevitable que las ballenas, tiburones, delfines y tortugas, sólo por nombrar algunos, terminan siendo capturados también. Incluso si son devueltos al océano, el trauma que sufrieron generalmente termina siendo la muerte de estos depredadores marinos esenciales. Más de 300,000 ballenas y delfines mueren en el proceso de intentar capturar otras especies.

Si el océano muere, todo el planeta muere también.

Seaspiracy deja muy claro cuán importante es la salud de nuestros océanos para la supervivencia de todos. El 93% del dióxido de carbono del mundo se almacena en el océano por las plantas marinas, pero la pesca comercial está eliminando lentamente estas plantas recolectoras de carbono, como los arrecifes de nuestros océanos.

La pesca comercial sostenible es una contradicción.

Pescar a una escala tan grande nunca será sostenible. Incluso cuando pescados como el atún en lata se etiquete “seguro para los delfines”, no hay garantía de que no hayan matado delfines en el proceso. En promedio, 45 delfines mueren al capturar a ocho atunes.

¿Realmente necesitas comer mariscos?

Detén el problema desde la raíz y disminuye o evita por completo el consumo de mariscos. Al no participar en esta industria corrupta, retiramos el poder de la pesca comercial y lo devolvemos a nuestros océanos.

¡Tú también puedes emprender acciones y aprender a medir tu sostenibilidad personal con la app de PerSus!